LAS DEMANDAS COLECTIVAS UNA BREVE REFLEXIÓN MIENTRAS PREPARO UNA

DSCF6594.jpg

Las demandas o ACCIONES COLECTIVAS, también llamadas en derecho anglosajón “class actionclass suit, or representative action” o simplemente para nosotros, demandas colectivas, permiten a una clase –grupo de perjudicados- de demandantes, demandar a alguien por los daños causados por acciones comunes u omisiones.

En España son poco habituales, salvo algunas recientes de temas de actualidad extrema como: PREFERENTES DE BANKIA (CAJA MADRID) y otros que también vendieron “armas de destrucción masiva” como Nova Caixa Galicia Banco o Catalunya Banc. Aun así todos los bancos esperaban más demandas que no han llegado. Estas empresas tienen programas estadísticos por los que se calcula los riesgos vs beneficios.

El caso es que incluso con el caso más sangrante, la salida a bolsa de Bankia, la provisión de fondos que hizo el propio Banco y que en un principio estimó el propio juzgado, ha sido mucho mayor de la que luego ha resultado. Es decir, se esperaban más demandantes, perjudicados, que no parecen dispuestos a demandar, por lo que Bankia se va a ahorrar bastante dinero.

En muchos casos es por una mera cuestión de aritmética –quizás errónea- los ciudadanos se saben engañados, pero por una pequeña cuantía 500-3.000-8.000 euros, y piensan que igual les sale más caro “el collar que el perro”. Nos estamos acostumbrando a las “micro estafas”, las eléctricas o las telefónicas abusan, faltan a la verdad, en pequeña cuantía para el interesado, pero enormemente beneficiosa para la empresa. Te meten en el Registro de morosos y después preguntan revenden tu deuda a una cobradora que te coacciona vía telefónica con un torrente de llamadas. Las personas contratadas para hacer estas coacciones 24 horas al día cobran una ridiculez y como único protocolo les enseñan un manual de cobro en una hoja.

Tampoco es casualidad que Gallardon pusiera la Ley de Tasas en medio de la mayor crisis que hemos tenido. Si se estima que puede haber demasiados perjudicados, que mejor que ni siquiera tengan dinero para acudir a la justicia, no sea que se defiendan.

Un ejemplo, un error de tarifa de 120 x 10.000 usuarios, reclaman 100. No hago las cuentas las dejo para ustedes. Las citadas compañías pueden hacer esas “actividades” cada dos años. La respuesta es beneficios.

Y, no se preocupen, ningún controlador, ninguno, ni la CNMV, ni el Banco de España, ni la Comisión para la Energía ni la Comisión de las comunicaciones, ni la de Consumidores, ni ninguna les pondrán multas que les hagan cuestionarse realizar dichas prácticas.

Resultado, los beneficios están garantizados, los derechos de los ciudadanos NO.

Bueno, si reclamas la devolución de los 120 euros, quizás los consigas, y quizás el juzgado te de 300 euros de daños morales, hagan sus propias cuentas.

Estafar en España, si es en masa, sale a cuenta.

Por eso en nuestro país se escribió el Quijote y la mayoría hemos optado por ser Sancho…

Perdón me he ido.

Decía, que las demandas colectivas o, incluso, las renegociaciones colectivas de hipotecas pueden ser una salida en un país donde los reguladoras o no regulan, o las multas –por insuficiencia- estimulan el delinquir, pueden ser una salida para que los grandes operadores se tomen en serio la legalidad y el Derecho.

Dejo para otra ocasión la necesidad de que en nuestro país se introdujera la legislación de las indemnizaciones punitivas, por ejemplo del modelo USA. Si los supuestos reguladores son meros cargos políticos mejor dejar que los Tribunales les sancionen de la manera adecuada.

Pero, volviendo a nuestro tema, como en cualquier decisión de litigios importantes, hay ventajas y desventajas en las demandas colectivas. Es importante que los potenciales miembros de la “clase” –perjudicados- comprendan las ventajas y desventajas de modo que puedan proteger mejor sus derechos.

Ventajas Comunes de las Demandas de Acción Colectiva:

  1. Menores costos del litigio, los costos del litigio se dividirán entre los miembros de la clase. Así, el número de miembros de la clase en el grupo demandante puede proporcionar un beneficio al compartir los gastos de cada miembro de los llamados de clase individual.
  2. La oportunidad para los perjudicados, demandantes, de buscar salir indemnes con pequeñas cantidades de dinero. El menor gasto en pleitos permitirá a los demandantes buscar un alivio que no les habría resultado económicamente prudente al hacerlo en una demanda tradicional.
  3. Mayor eficiencia judicial. Una demanda colectiva es decidida por un juez en un tribunal. Por lo tanto, el litigio se ocupará menos tiempo acumulado del tribunal e implicará menos jueces. Mayor eficiencia conseguida además en una sola resolución y una mayor certidumbre.

    

Desventajas Comunes de las Demandas Colectivas, son conocidas y evidentes. El bufete es el único que controla realmente el procedimiento, luego:

  1. Hay una falta de toma de decisiones de control. Las demandas colectivas son, por definición, representativas más que de litigios de una CLASE, como dicen los anglosajones, en grupo. Eso significa que los representantes de la clase afectada no toman las decisiones importantes del litigio, incluso cuando se arreglen. El demandante que no es un representante no tiene derecho a decidir si debe arreglarse o continuar un litigio.
  2. Los casos casi siempre se arreglan con una compensación económica reducida, que a veces es en especie, en cupones para servicios futuros o descuentos solamente. Si el demandante está buscando otro tipo de compensación ello puede ser problemático.
  3. Si el abogado de la demandante no es suficientemente bueno, honrado, agresivo, y valiente, si el abogado no discute con eficacia o los representantes del grupo no tienen sólidas reclamaciones, entonces las demandas legítimas de los miembros de la clase puede ser dañadas. Perderá para sus clientes y para el resto de los perjudicados de la misma manera. Ya que si la clase no tiene éxito en su demanda, entonces los miembros de cada clase probablemente no tendrán derecho a presentar demandas individuales en una fecha posterior.

 

Es difícil decidirse sobre hacer, o no, una demanda colectiva, o una renegociación colectiva, pero quizás sea la única manera de que determinadas empresas dejen de realizar las actividades que las originan. El Estado, ciudadanos, está mirando para otro lado.

 

Reinaldo López, escrito en el día de San Isidro en Madrid a 15 de mayo de 2015.

 

 



Categorías:Artículos Jurídicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: